Presentación

Presentación
pdf

Los estudios de Grado de Educación Infantil y Grado de Educación Primaria son estudios profesionalizadores y, por tanto, las prácticas en centros que desarrollen una actividad educativa contribuyen significativamente a reconstruir la propia   identidad profesional del estudiante. En este sentido, se considera fundamental la dedicación y esfuerzos a garantizar la calidad y excelencia del aprendizaje en estas materias.  

En los actuales títulos de Grado de Maestro en Educación Infantil y Maestro en Educación Primaria impartidos en la Facultad de Educación de Toledo, el Prácticum está ordenado en dos asignaturas Prácticum I y Prácticum II, ambas constituyen un elemento formativo de carácter fundamentalmente profesionalizador.

Básicamente consiste en un conjunto de actividades, realizadas en parte fuera de la Universidad, con el objetivo de que los estudiantes entren en contacto directo con el ámbito profesional parael cual se están preparando: la Escuela Infantil y la Escuela Primaria. Constituye una oportunidad para constatar, contrastar y poner en práctica, en realidades concretas, las informaciones, los conceptos, los procedimientos y las actitudes que los estudiantes adquieren durante su período de estudio; en consecuencia, aunque con objetivos específicos, comparte contenidos con las materias del currículum del grado correspondiente.

La formación práctica se considera como uno de los fines clave de todo proceso de formación: “Las enseñanzas de Grado tienen como finalidad la obtención por parte del estudiante de una formación general, en una o varias disciplinas, orientada a la preparación para el ejercicio de actividades de carácter profesional” (RD 1393/2007 de 29 de octubre, artículo 9.1).

Durante este periodo los alumnos podrán de manera privilegiada “conocer la organización de los colegios de Educación Infantil y Primaria y la diversidad de acciones que comprende su funcionamiento, comprender la función, las posibilidades y los límites de la educación en la sociedad actual y las competencias fundamentales que afectan a los colegios de Educación Primaria y a sus profesionales” (ORDEN ECI/3857/2007).

El alumno las realizará de modo intensivo y presencial, participando en todo el proceso docente y procurando colaborar con los distintos sectores de la comunidad educativa y del entorno social.

Básicamente se pueden considerar los siguientes objetivos generales:

  1. Entrar en contacto con la escuela y conocer su funcionamiento general y la práctica educativa que en ella se realiza. Esto implica conocer: el entorno de la escuela, las características fundamentales del centro escolar, la clase como grupo con dinámica propia y las características de los alumnos.
  2. Integrar la teoría con la práctica. Esto implica saber llevar a la práctica los conocimientos adquiridos en las diferentes asignaturas y saber extraer de la realidad y de la práctica consideraciones teóricas.
  3. Iniciación en el trabajo y las destrezas profesionales específicas. Se trata de conectar al futuro profesor con el mundo de la docencia a través de dos procesos complementarios: colaborando con el maestro tutor y desarrollando él mismo alguna actividad o unidad de trabajo.
  4. Desarrollar la reflexión sobre la acción. Se trata de que el alumno en prácticas se acostumbre a reflexionar sobre lo que ve hacer y lo que él mismo hace, de manera fundamentada y consecuente.
  5. Conseguir, con las prácticas, un proceso de interrelación y acercamiento entre la Facultad de Educación y los Centros de Educación Infantil y Primaria, personalizado en unos alumnos situados en el final de su carrera y al inicio de su inserción profesional.

Contenido general del Prácticum

El nuevo planteamiento de la estructura y contenido del Prácticum de Grado pretende crear una estructura de continuidad del Prácticum I con el Prácticum II y el TFG (Trabajo fin de grado).

Por ello, resulta oportuno, en aras a una mejor eficacia y eficiencia, reservar el Prácticum I para la descripción del centro, del aula y las correspondientes adaptaciones del currículo. Esto supone, por una parte, una aproximación al entorno, organización, documentos del currículo, rotaciones, observaciones y, por otra, una iniciación a las intervenciones docentes en el aula.

Así, la asignatura Prácticum II pondría más énfasis en la intervención docente del alumno y en la asunción de mayor responsabilidad personal y académica, tanto en las actividades propias de un maestro generalista como en las relativas a su mención cualificadora.

Por otra parte, los alumnos podrán aprovechar las experiencias y conocimientos adquiridos en sus periodos de prácticas en la escuela para la elaboración de su TFG, buscando una conexión reflexiva y razonada con los aprendizajes realizados en la Facultad.

Para potenciar y dar anclaje a las iniciativas pertinentes de investigación educativa que puedan proponer los alumnos en colaboración con los profesores y maestros tutores conviene recordar que la Facultad de Educación de Toledo tiene un compromiso con la calidad y la innovación educativas. Respecto a la calidad, participa del Sistema de Garantía Interna de Calidad; respecto a la innovación, ha participado y participa en distintos proyectos de innovación educativa, obteniendo reconocimiento internacional de calidad de buenas prácticas docentes.

Prácticum I y II se desarrollarán en el tercer y cuarto curso de la carrera y su temporalidad será acordada por la Junta de Escuela a propuesta de la Comisión de Prácticas, atendiendo a razones pedagógicas y organizativas. El calendario anual será establecido y hecho público en la web por la Comisión de Prácticas.

Al inicio de cada curso, la comisión responsable de prácticas de acuerdo con la Coordinación Territorial publicará la lista de Centros de Educación Infantil y Primaria que se pueden solicitar, las normas reguladoras de desarrollo de las prácticas y los profesores-tutores de la Facultad encargados de orientar y supervisar el desarrollo de las prácticas.

Para su tutoría, la asignación de alumnos a los diferentes profesores de la Facultad se hará de forma proporcional entre el número de profesores a tiempo completo, pudiendo incluir la intervención en esta labor de los profesores a tiempo parcial. En este sentido, el profesor-tutor fijará una o dos horas de tutoría semanales fuera del horario escolar para atender todas aquellas cuestiones que le plantee el alumno de prácticas referentes a su trabajo en el colegio y a la elaboración de la memoria que obligatoriamente deberá presentar.